Páginas vistas en total

21 de enero de 2008

Sweeny Todd



Sweeney Todd.
El Barbero Diabólico De La Calle Fleet.



Director: Tim Burton

Guion: John Logan

Reparto: Johnny Depp, Helena Bonham Carter, Alan Rickman, Timothy Spall, Sacha Baron Cohen, Jamie Campbell Bowen, Jayne Wisener, Laura Michelle Kelly, Edward Sanders

Sinopsis: Adaptación del musical de Broadway de Stephen Sondheim.
Benjamin Barrer (Johnny Depp), un hombre encarcelado 15 años injustamente en el otro lado del mundo, escapa y vuelve a Londres con la promesa de vengarse, junto a su obsesiva y devota cómplice la Sra. Nellie Lovett (Helena Bonham Carter). Adoptando el disfraz de Sweeney Todd, Barker regresa a su antigua barbería encima del local de empanadas de carne de la Sra. Lovett, y fija sus miras en el juez Turpin (Alan Rickman) que, con la ayuda de su vil secuaz Beadle Bamford (Timothy Spall), le mandaron lejos con una acusación falsa y así poder robarle a su esposa, Lucy (Laura Michelle Kelly), y a su hija bebé. La Sra. Lovett le cuenta a Todd que su mujer se suicidó con veneno después de que el juez Turpin se aprovechara de ella. Pero cuando un barbero rival, el flamante italiano Pirelli (Sacha Baron Cohen), amenaza con descubrir la verdadera identidad de Sweeney, Todd le mata cortándole la garganta. Al no saber qué hacer con el cuerpo, la Sra. Lovett ve esta circunstancia como una potencial solución para su debilitado negocio — y sugiere usar la carne humana para el relleno de sus empanadas de carne…

Fecha de Estreno: Viernes, 15 de Febrero de 2008





"Quiero vengarme, quiero salvarme".

Ya llega Sweeney Todd, lo último del genial Burton.
Las fábulas, los cuentos están impregnados de magia, sí, pero también de algo oscuro que subyace. latente, siempre ahí para advertirnos que lo fantástico esconde una cara oculta que no termina en final feliz, y que el comer perdices es sólo un tópico eufemismo para maquillar una realidad mucho más siniestra.

Tim Burton ama los cuentos, las leyendas, todo lo que haga soñar, y ya se sabe que lo onírico encierra un misterio insondable, donde el límite con la pesadilla se intuye demasiado difuminado.
Por eso mismo me gusta Burton, por explorar en la mente, en aquello que está, pero no está, en aquello que amamos pero tememos profundamente.
Lo sutil del horror en la fantasía neorromántica que exhuman sus obras maestras, donde el metraje hace las veces de pergaminos imposibles impregnados de un lirismo gótico que va más allá de lo puramente cinematográfico.
Sin duda vamos a disfrutar con este musical de Broadway, extraño, oscuro y terroríficamente sublime, que se carcajea en la cara de lo frívolo de un Hollywood donde no termina de encajar.

Un producto para cine que sobrepasa con creces el concepto de "producto", a pesar del tonelaje del merchandising que envuelve al tándem Burton - Depp. Pero veremos, y aún esto es el comentario previo a la sorpresa que deparará la oscuridad y la soledad de alguna sala cercana de cines, una exquisita adaptación del texto de Stephen Sondheim.

Habremos de esperar para sumergirnos, a Burton gracias, en la atmósfera gris, con tintes glam y maquillaje blanco de un Londres victoriano soñado, nebuloso, inexplorable pero deseado con delirio vampírico.

El mismo delirio que le tenemos los fans a este controvertido director.

Marca una época, marca un estilo, y sólo evocar su trayectoria artística nos transporta a un mundo propio y paralelo, aquí mismo.




1 comentario:

CONAN dijo...

Buen, parece ser que el cocktail Burton-Deep, promete de nuevo algo digno de ver. Pues nada, señores al cine y calladitos eh! Saludos