Páginas vistas en total

24 de marzo de 2009

Este sábado, la primavera y la poesía se aliaron en nuestro parque




Copio y pego la noticia del Diario de Cádiz de ayer:





El Parque de Los Toruños se llena de arte para recibir a la Primavera


Miles de usuarios se acercaron el sábado hasta el Parque Metropolitano para disfrutar en familia del I Encuentro Cultural Metropolitano en el entorno natural


Redacción / Cádiz Actualizado 23.03.2009 - 10:38


Miles de personas llegadas desde distintos municipios del Área Metropolitana se acercaron este sábado hasta el Parque de Los Toruños, para tomar parte en el I Encuentro Cultural Metropolitano con el que se daba la bienvenida a la tan esperada Primavera.

Una Primavera que entro con mucha fuerza y mucho arte en el Parque Metropolitano Marisma de los Toruños y Pinar de la Algaida, ya que el tiempo hizo gala de la estación que estrenaba y las previsiones de afluencia se quedaron cortas, en un día en el que Cultura y Naturaleza volvieron a ir de la mano con un programa repleto de actividades.La jornada comenzó con la presentación por parte del escritor Juan José Téllez y un plantel de poetas, reunidos para la ocasión por la profesora, escritora y coordinadora del encuentro, Rosario Troncoso.

El delegado Provincial de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, Gabriel Almagro, Mª Dolores Barroso, concejala de Cultura del Ayuntamiento de Jerez y vicepresidenta de la Fundación Caballero Bonald y Juan Martín, Director del Parque Metropolitano también estuvieron presentes.

A continuación tuvo lugar un recital por parte del Grupo de Autores por la Generación del 27 de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía, formado por Luis García Gil, Raquel Zarazaga, Francisco Gómez, Mª Virtudes Reza, Juan Rincón, Mercedes Escolano y Jorge Garrido. A petición de todos los autores, subieron al escenario Rosario Troncoso para recitar una poesía de creación propia dedicada a su madre, y Téllez que deleitó al público con sus versos en los que fundió amor, primavera y naturaleza.Mientras todo esto sucedía en la carpa de eventos, el Parque Metropolitano era tomado por militares del ejército napoleónico, campesinos y salineros que se repartían por sus distintos lugares, sorprendiendo a los usuarios que disfrutaban en las Rutas en tren eléctrico y en bicicleta, realizando para ellos interpretaciones etnográficas de algunos episodios históricos que se han sucedido en Los Toruños.

Los más pequeños también pudieron disfrutar de un día muy especial participando en Cuentacuentos y una divertida Gymkhana.El broche a la jornada lo puso el grupo de Jazz Ramses Quartet del reconocido violinista cubano Ramsés Puente, acompañado por otros músicos de reconocido prestigio.


La única pega es que no pudo asistir por motivos profesionales mi admirado amigo Luis García Gil, gran poeta, gaditano y buena persona.

Pero sí estará en el I Encuentro Cultural "Creación Literaria" que celebraremos en el parque del 15 al 18 de abril.

Como estará representada la crema de la literatura de la provincia, así como también tendrán su hueco las nuevas voces, la poesía y la literatura joven.

El espíritu de este encuentro es la libertad, la magia de las letras y la puesta en valor de un patrimonio natural muy nuestro, muy cercano, y maravilloso.

GRACIAS AMIGOS Y AMIGAS que hacéis posible este sueño, tan complicado, pero tan maravilloso.

4 comentarios:

Francisco dijo...

Nos lo perdimos....
Bueno espero que no sea el primer y ultimo año no?

No sé si lo leerás antes de irte, pero que lo pases bn en Barcelona.

manuel rubiales dijo...

Que envidia provocas....

Rosario Troncoso dijo...

Jajajaja! Gracias Manuel, por pensar así!
Pero que va, que va...
más que envidia, tengo que provocar penita... jajajaja, porque vaya tela que de disgustos se lleva uno por querer organizar cosas, controlarlo todo para que todo el mundo esté a gustito...
pero como nunca llueve a gusto de todos..
Un besazo!

Anónimo dijo...

To be a good benign being is to procure a philanthropic of openness to the in the seventh heaven, an cleverness to trusteeship unsure things beyond your own control, that can lead you to be shattered in hugely extreme circumstances as which you were not to blame. That says something uncommonly weighty about the fettle of the principled life: that it is based on a trustworthiness in the unpredictable and on a willingness to be exposed; it's based on being more like a shop than like a prize, something rather fragile, but whose very special handsomeness is inseparable from that fragility.