Páginas vistas en total

30 de octubre de 2009

Ya está aquí Estrofalario. Lo que dicen de él.

Post de Enrique Alcina, en "Rosas y Mosquitos":


"Son doce. Bonito número. Como los apóstoles, como los caballeros de la mesa redonda, como los signos del zodiaco, como los meses. Doce. Doce poetas. Savia nueva que renace, que se bautiza en Estrofalario, su río Jordan hecho de papel y tinta. Un libro colectivo, una interesante radiografía del panorama creativo gaditano, que se presenta esta noche, a las nueve y media, en el jazz club Cambalache. El nacimiento de Estrofalario contiene dos ingredientes que suelen acompañar a los proyectos más sólidos. Inquietud y compromiso. Y es que, como recuerda una de las poetas participantes y, "en cierta manera", coordinadora del proyecto, Rosario Troncoso, "en Cádiz no falta materia prima pero sí medios".Por eso, la escritora cogió la palabra "de una conversación entre amigos" y empezó a convocar en su casa a una serie de compinches literarios "para recitar, cenar y pasarlo bien, en definitiva". "De ahí surgieron muchas ideas y muchas quedadas más", prosigue la poeta que unió en estas veladas "a todos los amigos que nos gustaba escribir y que nos conocíamos desde la facultad porque queríamos sellar esta amistad poniendo de manifiesto algo tan bonito como echar al mundo un proyecto basado en nuestras inquietudes comunes", defiende.Así, Juan Jesús Payán (Cádiz, 1978), José Aurelio Martín (Madrid, 1976), Eugenio Fernández Aguilar (Sevilla, 1976), Eduardo Flores (Cádiz, 1981) y Fernando (1979) e Ignacio Lobo (1985), compañeros de Rosario Troncoso (Cádiz, 1978), avisaron a Valero Cortadura (Cádiz, 1979) Israel Alonso (Cádiz, 1981) Macarena Jiménez Quevedo (Cádiz, 1978), Jose Simonet (Melilla, 1978) y Manuel Álvarez (Cádiz, 1978) para formar, finalmente, un poemario con una serie de voces diferentes pero con un eco común, "las inquietudes poéticas y artísticas, la misma quinta, que todos somos o residimos en Cádiz, y que estamos algo locos", bromea. "Además, en el I Encuentro Cultural Metropolitano de Los Toruños, tuvimos la oportunidad de recitar juntos y parece que tuvo éxito", asegura.En principio, el libro apuntaba a "la autopublicación" pero moviendo el proyecto de aquí para allá consiguieron "una subvención por parte del Bicentenario" y que Quorum se editara la obra.
"También estamos muy contentos porque tenemos como prologuista a José Manuel Benítez Ariza", se enorgullece Troncoso con la misma sinceridad que devuelve el escritor. "Me hace muchísima ilusión", dice Benítez Ariza para el que "es inevitable" recordar "que ya veintitantos años que seis jóvenes escritores, entre los que me encontraba, le pedimos a Fernando Quiñones un prólogo para una antología poética", rememora con nostalgia el articulista de Diario de Cádiz. "Es una obra que merece la pena", resume".
Post de Juan Félix Bellido en su blog:

Quórum ha tenido la feliz idea de darle cuerpo a una iniciativa de la poetisa Rosario Troncoso que ha reunido a un grupo de jóvenes poetas editando el libro Estrafalario que se presentó el jueves en Cádiz. Por la mañana, en la sección dedicada a los libros del programa Buenos Días, de Onda Cádiz, tuvimos a su prologuista José Manuel Benítez Ariza y a uno de los poetas que aparecen en el libro. Una ocasión estupenda para hablar de poesía y libros, que no desaprovechamos.

2 comentarios:

manuel rubiales dijo...

Qué lástima esto de ser gaditano en el exilio, de lo contrario estaría allí con los sentidos como las Puertas de Tierra.
Un abrazo

Anónimo dijo...

To be a noble benign being is to from a philanthropic of openness to the mankind, an ability to trusteeship uncertain things beyond your own control, that can lead you to be shattered in uncommonly extreme circumstances pro which you were not to blame. That says something uncommonly important thither the get of the principled passion: that it is based on a trust in the up in the air and on a willingness to be exposed; it's based on being more like a shop than like a treasure, something rather feeble, but whose extremely particular handsomeness is inseparable from that fragility.