Páginas vistas en total

8 de noviembre de 2009

Crónica del estreno de "Soliloquio. La voz del mundo interior"




Se impone la oscuridad. El telón se abre y la magia se hace visible en forma de mujer. La magia y el arte, en la danza de Pepa Mercé y Chantal Goudard. Dos formas distintas de entender el baile: elegancia, flamenco exquisito, duende y pasión, en la primera. Danza contemporánea y aérea, innovación absoluta, técnica impecable, la segunda.
Se rompe el silencio, gloriosamente, y llega la poesía hecha baile y el sentimiento desgarrado en la voz de May Fernández. En el patio de butacas, con lleno absoluto, se respira el recogimiento y la fascinación ante un espectáculo diferente e innovador, sobresaliente en la forma, majestuoso en el contenido y en el vestuario de la diseñadora Eva Zamorano.
Soliloquio es mucho más que danza. Soliloquio invita a la reflexión, a mirar dentro de uno mismo y escuchar la voz interior, silenciada por el exceso de prisa y ruido en un mundo acelerado.
Con un equipo profesional soberbio, bajo la dirección de Mino Salietto, la dirección musical de Diego Gallego y con el hilo conductor de los poemas de la joven poeta gaditana Rosario Troncoso declamados por la periodista Carmen Paúl, Soliloquio. La voz del mundo interior en su estreno nacional, ha visto cumplidas todas las expectativas, sobradamente, a pesar de los nervios y los miedos de los partos primerizos.
Una maravilla, recién nacida, con un largo y prometedor camino por delante.

6 comentarios:

Ipnauj dijo...

Ojalá el impulso artístico empuje al soliloquio al otro lado del océano.

Un gran saludo.

jose dijo...

Un placer visitarte por tus blogs.

José.

Jorge Ampuero dijo...

Un arte corporalmente degustable.

Saluditos...

Raquel dijo...

Enhorabuena, aquí mi brindis, ojalá hubiera podido estar...
Este soliloquio se hará plural,retumbará su voz hecha mundo más allá de murallas, quedará su estela, huella nueva que grita cuando nadie quiere pararse a escuchar.

Gata dijo...

Pues nada... otro gato para mi tejado...
Tu gata

trovador errante dijo...

Cuanta magia Charo. Enhorabuena materna por tanta fecundidad, por tanto silencio interior común y compartido, por tanto arte.

Espero que os acerquéis para poder respirar todo eso, a buen seguro que os queda mucho camino, y que yo lo vea.

Un abrazo bien adentro