Páginas vistas en total

14 de agosto de 2010

Descalza por la ciudad

De vuelta a casa,
ebrios de ilusión y ganas,
entrelazamos los proyectos y las manos.

Esa noche las esquinas
aguantaron despiertas
por vernos pasar.

Madrid nos envolvió
de madrugada
regalándonos silencios oportunos,
entre el tráfico y la gente.

Caminamos.
Descalzaste mis pies,
al revés que en los cuentos.

Deshiciste el miedo.

De pronto me elevó del suelo
un amor gitantesco: habitaba en tus ojos.

Y cambiamos todos los inviernos tristes
y los veranos fríos,
por otoños de besos definitivos,
y noches sin zapatos.

2 comentarios:

Luis García Gil dijo...

Hermoso, muy hermoso Charo. Muchos besos.

Francisco dijo...

Estos poemas no tienen precio!!!