Páginas vistas en total

22 de marzo de 2011

POETAS

Sufren los poetas un extraño mal
de la sangre y las entrañas.
Un dolor ancestral
sin alivio posible.

Los poetas que lo son
traen desde el nacimiento
marcas de antiguos llantos en los ojos,
cicatrices de mil guerras soñadas,
y exóticos pájaros del amor,
aquellos que anidan entre las manos
y con sus picos horadan el sólido
refugio del hogar.

Los poetas que lo son
saben buscar el bálsamo
que rezuman las palabras exactas,
para curar las heridas del tiempo
y la angustia por lo que no comprenden.

Los poetas que lo son
no fueron elegidos
por fuerzas de otros mundos
ni son los descendientes de los dioses.

Simplemente aprendieron a mirar.

© Rosario Troncoso

3 comentarios:

don fernando dijo...

Por todo ello ser poeta es tan dificil. Un abrazo.

Paco Velázquez dijo...

¡Y es tan maravilloso escribir!
¡Y tan frustrante no encontrar las palabras!

carlos guerrero dijo...

Precioso poema, y certero a más no poder. Dices y dices más que bien, Charo.
Un besazo