Páginas vistas en total

28 de abril de 2012

Crónica del movimiento de rotación: El Puerto de Santa María y Sevilla

Son unos temerarios estos editores,  y yo también.
Ellos, por publicar a los poetas, nuevos y menos nuevos, pretender vender libros (y lo hacen) y ponerle tanta ilusión y tantas ganas como le ponen a cada uno de los proyectos que emprenden.
En estos tiempos, la locura es un valor en alza. Será rentable, más pronto que tarde.
Y esta vez ha sido Ediciones en Huida.
Y yo, temeraria, por supuesto y como siempre, por lanzar al mundo un puñado de poemas en un pequeño libro llamado "El Eje Imaginario".
Pequeño, con una edición que me chocó al principio (a vosotros también os chocará), pero sin duda el más sincero y evolucionado de mi breve trayectoria. Y si hablo de la edición es con todo el cariño del mundo, porque los que me conocéis y tenéis mis libros, sabéis lo pesada que soy con las maquetas, las portadas, etc. 
Pero bueno, a veces hay que ver otro tipo de compensaciones y buscar otras alegrías, y he de reconocer que esta joven editorial está haciendo un trabajo muy meritorio, haciéndose un hueco en el panorama nacional, con autores punteros (me tendré que incluir, sin falsa modestia). 
Aunque si os soy sincera, lo que más me gusta de esta editorial es la fuerza que irradian, la cantidad de sueños que intentan conseguir y sobre todas las cosas, que está formada por un grupo de personas claras, muy claras, en los planteamientos y en las actitudes, y sin dobleces.
Y mi pequeño libro encajaba en los anaqueles entre esa colección de deliciosas locuras a rayas.
En una entrevista hace unos días establecí la analogía con un frasco de esencia de perfume.
Poesía concentrada, incluso en monodosis
Pero ahí está, aprendiendo a caminar, igual que mi hija Helena, de la mano, poco a poco. Ya se soltará.
Los primeros pasos han sido sobre terreno firme, pero irregular.
La primera presentación fue el día 19 de abril, en la Fundación Rafael Alberti, en El Puerto de Santa María.
Nada auguraba el éxito que resultó ser, ya que la tarde era desapacible y fría. Pero para mi sorpresa, gratísima por cierto, tuvimos que cambiar la ubicación inicial de la presentación, en la recogida y acogedora sala audiovisual, y trasladarnos al magno salón de actos de la Fundación.
Me emocioné al ser consciente de que, por un día, estaba yo arriba, ocupando el puesto de tantos autores a los que había ido a ver en este mismo lugar.
Como el amigo Juan Pan reseña en su blog, más de cincuenta personas que fueron entregado público, cariñosa audiencia, al amor de la brillante presentación de la amiga Verónica Pedemonte, quien tuvo a bien el analizar mi poesía de una forma erudita, para nada soporífera, sino más bien todo lo contrario. La emotiva intervención de mi amiga Esther Pérez Sánchez, habitada por la pequeña Celia, fue la luz de la tarde, cuando eligió un poema de maternidad para dedicarle a quien está por llegar.
Fernando Lobo nos regaló su música y su humor, bordando el buen rato que pasamos. Genial.
Al día siguiente, tocaba Sevilla.
Un puñado de amigos me esperaban en el Foro de la Biodiversidad, en el Patio de Banderas, al lado de la Giralda, un lugar maravilloso.
Me acompañaba mi querido y admirado Antonio Serrano Cueto, quien, discúlpenme el resto de amigos y amigas que me han presentado algna vez, describió mi obra y mi trayectoria, habló de mi persona, como nunca antes lo había hecho nadie. Acertó, en todo. Y demostró, en varios consejos que me dió y que por supuesto, y como siempre viniendo de él, acepto, que es de esas personas altamente recomendables, para dejarse arropar por ellas en este duro camino de la literatura. Una presentación perfecta y única.
La presencia de la enormísima poeta Rocío Hernández Triano fue todo un regalo para los sentidos. Seleccionó con mimo un par de poemas para leerlos, y quedó más que demostrada nuestra conexión poética. Tejiendo hilos de amistad desde su "Viento de Cuchillos" a mi eje imaginario. Creo que estamos en la misma lucha, en la misma huída.
Alejo Martínez llevó un trocito de Cuba a Sevilla, y me obsequió con su amistad y su arte, como siempre. El broche de oro lo puse él, con su música maravillosa. Vibraban las letras de Paloma Ramírez en la estancia, acariciadas por la guitarra dulcísima. Un placer.
Dos presentaciones bien distintas, pero entrañables ambas.
Me reafirmo en que esto de intentar ser y parecer poeta (poetisa), escritora, o temeraria, y estar en sitios diversos como tal, es una carrera de fondo, una dura labor, a largo plazo. que siempre merece la pena.
He empezado a girar alrededor de este eje que me atraviesa. Seguiré girando, dentro, o fuera de órbita.

GRACIAS A TODOS LOS QUE HACÉIS POSIBLE QUE SIGA EN EL EMPEÑO.
GRACIAS A EDICIONES EN HUIDA, MARTÍN LUCÍA Y PEDRO L. IBÁÑEZ LÉRIDA.
GRACIAS A JUAN PAN, JUAN V. FERNÁNDEZ DE LA GALA, RAFA TARDÍO, PRUDENCIO L. CAMPUZANO, ALEJANDRO PEREZ GUILLÉN,... por sus fotos y por mencionarme en sus respectivos blogs.
Las referencias están en la página "Reseñas y menciones".

Salud.

No hay comentarios: