Páginas vistas en total

23 de noviembre de 2007

Cambios

Siempre he temido los cambios con un temor fundado en recuerdos de incertidumbres pasadas. Siempre he odiado las coyunturas que me hacen perder el norte, y que me dejan sin brújula en medio de un sendero que no conozco, pero que si me conoce a mí,...
El camino que ando sabe de mis deseos, de mis ansias, de mis terrores nocturnos,... y a cada paso que doy, me conoce mejor, y escruta cada pliegue de la piel de mis sueños.
Yo no sé cuando ese camino girará a la izquierda, o me hará virar el rumbo bruscamente a la derecha, o me desorientará hasta desviarme de mí misma...
Por eso temo ese camino, y a los cambios de sentido sin vuelta de hoja. Por eso me aterroriza que todo cambie, y que mi vuelo se trunque porque se me olvidaron las alas en casa de alguien...
Siempre dejaré atrás en el camino gente, momentos, sangre, risas, lágrimas, orgasmos, proyectos muertos a la espera de la autopsia,...
Y no sé si estoy a tiempo de despegar unos centímetros mis pies del suelo que conforma mi camino, para volar un poco más alto, donde el aire fresco me recuerde que no le hice daño a nadie conscientemente, y me deje revolotear sobre mis recuerdos bellos,...
Odio tener que darle la razón al redundante raciocinio cuando me susurra improperios que no quiero escuchar, ni ver, ni sentir, ni llorar,... sabios improperios.
Hoy quiero volar sin que me persigan aquellos que no han aprendido aún,...
Necesito saber que mi camino está trazado, sí, pero que puedo contemplarlo a vista de pájaro, o de ángel, para así sentirme menos fugaz,...
Y al tomar las riendas de lo que debe ser, quizás provoco en otras personas terrribles cambios, que no son más que virajes bruscos en un camino trazado, pero que ya antes sobrevolé...
Siento que temas los cambios, tanto casi como yo, pero hay que seguir andando, y a veces volando, hay que seguir,sí, hay que seguir, para encontrarnos todos, al final de esta ruta, con nada de odio, y mucho de paz.

No hay comentarios: