Páginas vistas en total

13 de mayo de 2008

In Loving Memory (melancolía en Riotinto I, febrero 2006)

Te he visto, entre los setos y casas victorianas, entre las sombras perezosas del Barrio Inglés, y he sentido el dolor del espejismo, aprisionándome el alma.
Te he visto, esperándome detrás de la pequeña capilla, lánguida y enferma por el paso inmisericorde del tiempo, y he oído tu risa a través de sus ventanas, tan rotas como yo.
Te he visto, reflejado y sereno, en el agua roja, como mi sangre, derramada sobre mis recuerdos, y el veneno pudriéndome los zapatos, hasta herirme los pies. Mientras, me mirabas impasible al alejarme, para dejarte atrás,...
Te he visto, entre los nichos y las enredaderas de nuestro pequeño cementerio, el mismo que asaltamos como niños impacientes, y te percibo entre las cruces de silencio que me abrazan sin tocarme, sintiendo la mano fría del abismo que se cierne sobre lo que creía amar...y era parte de mí, como una prolongación cruel de absurda y mágica infancia a destiempo.
Te he visto, con los ojos llenos de perdón, y con los labios llenos de cordura y palabras amables.
Te he visto en esta noche sin aire, donde no había movimiento, sólo mi sueño, que cruza el mar, profundo mar a oscuras, hasta llegar a tí, y besarte los ojos, para que no sufras, y reconfortarte el corazón, si te hiciera falta.
Y he comprendido, que hay cosas que tienen menos arreglo que la muerte, porque al morir, nos purificamos, pero al vivir en desarraigo, nada ni nadie nos ha de perdonar,... esa será la condena que tengo que arrastrar.
Sólo espero que tú también me veas a mí, como alguien que te quiso, por encima de la locura o la cordura, y que los malos deseos no llegan a nada.... ya los sufro en la piel, como lluvia ácida contaminante, día a día, y me van minando.... no quiero eso para tí.
Sólo quiero saber que todo pasó, para tí y para mí, y que esos recuerdos, pueden guardarse, imaginarse, amarse, más allá de nosotros, más allá del corazón del cielo y de la tierra, más allá de dos células más del engranaje éste de la vida, que somos tu y yo.

No hay comentarios: