Páginas vistas en total

21 de febrero de 2009

Demasiado humana para ser libre

Suelo entregarme a la ira,
y a todas las pasiones,
con los poros anegados de humanidad.
Torpe, confusa, limitada
tan enferma de finitud.

Hoy son ciertas mis sospechas
acerca de la leve suavidad de los barrotes:
la piel, propia y ajena,
los días vulnerables sin sus noches,
y el peso que soportan nuestros pasos...

No me enseñaron a ser libre,
ni a protegerme del frío.

8 comentarios:

Trovador errante dijo...

No nos enseñaron lo más importante para ser humanos. Lo tuvimos que aprender solitos y a golpes. Triste.

Besos libres

El éxodo dijo...

La libertad no se enseña ni se aprende. La libertad se conquista o, al menos, se lucha por ello. Y sólo se puede ser libre siendo humano -solidario, altruista y un poco gilipollas, quizá-, aunque el hecho de ser humano no conlleve necesariamente acceder algún día a la libertad.

Saludos.

AdR dijo...

A eso nos enseñamos a nosotros mismos.

Besos.

P.D.: Por puntualizar (o criticar constructivamente) algo, no veo ira en el desarrollo de tu escrito, aunque la nombres al principio, destacada por encima de las demás pasiones. Supongo que es porque la tratas como una enfermedad cercana a esa finitud. No distorsiona en absoluto.

Francisco dijo...

To es entenderlo.
jajajajaja
Un saludo.

Rosario Troncoso dijo...

Soy más libre si me siento precisamente como estoy hoy: arropada por vuestras lecturas que, para bien y para mal, me dejan huella, siempre feliz y fructífera.
Ains, gracias por vuestros comentarios, amigos. Me reconforta saber que dedicáis un poquitín de vuestro tiempo para leer las cosillas que dejo por aquí.
Actualizo poco, porque no tengo internet en mi nueva casa...
Trovador: Muchos besos, libres, muy libres para ti también compañero de viaje y ático.
El éxodo: gracias por aparecer de pronto, como ráfaga de luz entre quienes me leen... Me ha encantado leerte compañero. Saludos afectuosos, y que siga el contacto.
AdR: Me encanta que me critiquen lo que escribo, a veces ferozmente, otras, de manera dulce, porque siempre aprendo de aquellas sensaciones surgidas de aquello que dejo aquí, al azar a veces, como experimentos casi siempre.
Aprender,aprender de vosotros. Eso quiero. Un besazo.
Fran: mi niño, incansable. Eres el entusiasmo personificado. Gracias por ser tan constante y tan fiel. Un beso muy gordo.

Juan José López JARILLO dijo...

Por cierto..por amig@s comunes (esta aldea llamada Planeta Tierra es un pañuelo,¿Vedad ?) me llega la convocatorira para el ecital del Miércoles ii de Marzo y - como no podia ser menos- acabo de poner un post en uno de mis dos blog´s (en concreto en "íTACA DE LA LUNA LLENA") titulado: CáDIZ:RECITAL POÉTICO "PALABRAS DE MUJER"CAFÉ TEATRO "PAY PAY"; MIÉRCOLES 11 DE MARZO


Saludos

Rosario Troncoso dijo...

Juan José, GRACIAS.
Un abrazo compañero.
Salud!

Anónimo dijo...

To be a upright lenient being is to have a philanthropic of openness to the in the seventh heaven, an skill to trust undeterminable things beyond your own control, that can front you to be shattered in unequivocally outermost circumstances as which you were not to blame. That says something remarkably outstanding relating to the prerequisite of the honest passion: that it is based on a trust in the fitful and on a willingness to be exposed; it's based on being more like a plant than like a sparkler, something somewhat tenuous, but whose mere precise handsomeness is inseparable from that fragility.