Páginas vistas en total

17 de junio de 2009

Verano

Este poema está dedicado a mis primos: Laura, Cristina, Elena, Alberto, Olga, Antonio, José Carlos, Jose, María,... y a mi padre.
A aquellos que jugábamos (y peleábamos, y crecíamos) en la playa, pasando veranos que entonces nos parecían inagotables, y nos sentíamos unidos, como la familia que éramos (y quizás aún somos), porque no concebíamos otra opción distinta a la de querernos, por encima de todo.

La memoria, huidiza pasajera, oscuro destello de
voces y sonidos, de mareas profundas
en las que buscamos nuestras raíces olvidadas.

© Luis García Gil

Verano

1985. Añil intenso.

Saltábamos las olas.

Reíamos a gritos.


Era Dios quien nos cuidaba.

Ahora lo sé.


En la orilla

vigilaba nuestros juegos.

Bastaba

buscarlo con los ojos.

Sonreía.


Vigía incansable

del presente infinito.

Brújula necesaria

para futuros lejanos,

ya vividos.


Pero era inevitable.

Construimos castillos

con la misma arena

de los relojes.


Y ellos llamaron al viento.


En él se deshicieron

todos los veranos,

incluso aquel

donde estábamos todos aún

y eso era lo importante.


© Rosario Troncoso

"Delirios y Mareas" (2008)

5 comentarios:

Eduardo Flores dijo...

Ahora que me lo pones tan fácil te diré que este poema, tan íntimo; de alguna manera, tan de todos; se dibuja tan cómodo aquí, justo detrás de la retina, quiero decir, en el corazón. Sin embargo en él habita una paradoja hermosa tras esa sutileza como de andar por casa. En defintiva, que su llanura lo acaba de convertir, de entre todos tus poemas, en uno de mis preferidos.

Un besazo Charo,
tu amigo.

Rosario Troncoso dijo...

Gracias Edu.
De corazón, gracias.
Tus palabras me reconfortan. Me alegra que te agrade este poema, sincero en forma y contenido.
Igual que tú, que también eres sincero, en tu contenido y en tu forma.
Un abrazo fuerte y muchos besotes.
Y a ver si nos vemos pronto (con comida exótica de Pepe también).
Tu amiga Charo.

trovador errante dijo...

Charo, me resonó a esa infancia y esas sensaciones que gracias al mismo dios, aún siguen presentes, en su raíz esencia de familia, calor y eternidad.

Un beso igual de sincero

Rosario Troncoso dijo...

Mi trovador errante invadiendo mi ático!! Me encanta!!!
Gracias también por gastar un poquito de tu tiempo en leer mis cosillas!! Yo me paso también por tu rincón. Te voy a comentar más!!!
Me gusta lo que haces. Elegante, muy sincero también, de letras sólidas, firmes, pero que seducen, acarician los sentidos.
¡Un beso enorme!

Luis García Gil dijo...

Querida Charo,

Desde la primera vez que lo leí me pareció un bellísimo poema. Te agradezco nuevamente que escogieras una cita de un poema mío para encabezarlo. Un beso muy fuerte.