Páginas vistas en total

23 de febrero de 2010

Anti-vocación

Cuarenta y cinco minutos.
La duración del infierno.

Alimañas acechantes
sin presente ni futuro
me consumen la energía
para arrojarme, viva aún,
a la fosa común donde
yacen los buenos propósitos.

Si quiero huir, una nube tóxica
de tristeza y tiza asfixia
la esperanza que me queda.

Rutinas de papel sucio
me atan las manos y el deseo
de recuperar el sueño
dócil de niños perdidos
de alma y carne, tiernas, aún
aquí, en el bosque macabro
de los pupitres violentos.

© Rosario Troncoso

12 comentarios:

AdR dijo...

La segunda lectura se disfruta y saborea aún más que la primera.

Tendré que leerlo más veces y alejar, o no, mi miedo a los pupitres ocupados, o vacíos.

Besos

Rosario Troncoso dijo...

Es una forma más de exorcizar mis miedos...
Alguien (o álguienes) por ahí arriba, con cetro y sin tiza, lo está haciendo mal, muy mal.
Y lo sufrimos quienes más ilusión y entusiasmo ponemos en nuestro trabajo...
Gracias amigo, es un placer tenerte por aquí.
Un beso.

davidenriqueng dijo...

Me gustó.

don fernando dijo...

Sin ataduras, en mi pupitre virtual contemplo el cielo de tus poesías. Un abrazo.

Ardaire dijo...

Es la primera vez que te visito y me encuentro con este poema que expresa un dolor...
qué dolor. ¿Hasta cuándo y cómo podremos salir de tanta estupidez de tanta violencia absurda?
Una pena.

Gracias por esta belleza que nos muestras, necesitamos respirar las almas*

Besos.

Ardaire dijo...

Es la primera vez que te visito y me encuentro con este poema que expresa un dolor...
qué dolor. ¿Hasta cuándo y cómo podremos salir de tanta estupidez de tanta violencia absurda?
Una pena.

Gracias por esta belleza que nos muestras, necesitamos respirar las almas*

Besos.

José Miguel Domínguez Leal dijo...

Yo me he sentido así muchas veces. Expresas con gran belleza ese sentimiento de frustración. Enhorabuena. Y es verdad que a los de arriba les importa muy poco lo que pasa. Saludos.

Sombragris dijo...

Charo...que no te pueda la rabia...a ellos no les importa...a los de arriba con sus psicopierdagogias baratas...recuerda que siempre hay unos ojos que te miran,unos oidos que te escuchan y una mente y un corazon en el que seguro que germina tu trabajo...solo por ese uno estas ahi.Un beso y animo

trovador errante dijo...

Charo, la vocacion, no nos la roba nadie. A los que estamos cada dia al pie del cañon.

Un abrazo,
Kike

Jesús Belly 3114 dijo...

Hola Rosario!!! estoy alucinando con Juguetes de Dios... Gracias por escribir estas cosas para que las podamos leer.

Rosario Troncoso dijo...

Gracias amigos, por vuestros comentarios. Sois maravillosos.
Me dais fuerza para seguir escribiendo, cada día.
Gracías David, Fernando, Ardaire, José Miguel, Sombragris, Trovador Errante,...
Jesús, ojalá pudiera firmarte tus Juguetes de Dios. Gracias!!!!
Un besazo a todos.

Rosario Troncoso dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.