Páginas vistas en total

5 de noviembre de 2013

Proyectos

Recibir la llamada de uno de tus editores favoritos pidiéndote un libro.
Saber que aún hay esperanza en este oficio que escogí.
Sentir miedo y energía y emoción. Inquietud. Pájaros en la cabeza. Alas en las manos.

.........

Va y viene. Se enfría a ratos. 
De pronto llega el calor, de nuevo. 
Será que ya sé lo que son las cicatrices, y que se hacen notar con los cambios de tiempo.
Será que ya sé de la inconsistencia de todo y de todos. Y que a lo mejor, aunque me llames esta tarde, no soy yo tampoco la misma, ni es la misma mi voz. Y que a lo mejor yo también voy, y vengo. Y me enfrío a ratos.


 

1 comentario:

Eduardo Madera dijo...

Me urge un editor. Pero me conformo con un lector.