Páginas vistas en total

30 de noviembre de 2008

Plenilunio

Riesgo de bacanal, esta noche.

Selene, pérfida y radiante,
sale a mi encuentro.

Y me influye, lo asumo.

La siento en cada pliegue
de piel que me cubre el espíritu.

El deseo desborda sus límites,
anegándome los poros.

Su hipnótico poder,
mengua el entendimiento
provoca altas mareas de lujuria
y se embebe mi cuerpo
en su lengua salobre.

Aúlla el viento, gime el mar
entre excitados remolinos.

Nocturna bruja.
Me prepara y me abre,
Allanándote el camino,
Y que vengas, y me tengas,
y me impregnes.

Si lo ignorabas, ya lo sabes.
Ocurre todos los meses.

No hay comentarios: