Páginas vistas en total

4 de febrero de 2013

Temblor

Es un alivio que aquí no se celebren bailes de fin de curso al estilo de las películas norteamericanas. Me refiero a esos bailes donde se estrena vestido, y el chico recoge a la chica, le regala un brazalete, una flor, y juntos marchan al polideportivo del instituto a bailar al amor de una bola de espejos y una orquesta.
Me gusta maravillarme que si fueran, serían así, envueltos en una atmósfera deliciosamente decadente, en los estertores de los setenta, un ambiente donde encajarían Carrie y sus perversos compañeros de clase...
Menos mal que a mis dieciséis no había lugar para echar en falta el romanticismo trasnochado de bajar ceremoniosamente la escalera con un pomposo vestido ante los ojos adolescentes y enamorados del valiente que te esperaba, trajeado, en el umbral de la puerta.
No había lugar para desear eso siquiera, pero sí sobraba sitio para albergar todas las frustraciones posibles e imaginadas, y algún trauma, en cada brote inoportuno de acné.
Aún hoy busco en el espejo a una chica sobrada de peso y falta de estima. Ya no la encuentro. Pero sé que ella me busca.

..........................
 
La popularidad es directamente proporcional a la novelería de la gente. Eso dice un amigo. Tiene toda la razón.
.....................................
Por mucho que creamos que crecemos no es cierto. Solo envejecemos, caducamos, por fuera. El interior permanece, lleno de costurones, marcas y cicatrices, clavado en un tiempo incierto donde aún éramos capaces de soñar y temblar.
Ese temblor en los cimientos, de pies a las raíces del pelo, energía magnética que arroja la voluntad sobre las brasas de los besos más urgentes, que no llegan.
O llegaron, y se fueron demasiado deprisa.
Sigo temblando, con solo verle a lo lejos.


 

No hay comentarios: