Páginas vistas en total

12 de febrero de 2014

Morimos

Que nos morimos. Que nos vamos muriendo.
Eso es seguro y a pesar de todo.
Por eso, mejor un abrazo y un café, mientras podamos.

..............................................................

Una compañera escritora está muy indignada.
El motivo de su disgusto es un comentario, acerca de otra autora, que ha leído en un medio de comunicación, en el que se describía cierto festival de poesía, enumerando los nombres de los participantes, acompañándolos de un adjetivo. A la nómina de artistas masculinos, precedían calificativos tales como insigne, prestigioso, ilustre u otros de índole similar.
A la señorita en cuestión le asignaron el título de "bella".
Y la muchacha, lo que se dice fea, no es. Más bien resultona, y saca partido de sus encantos de forma extraordinaria. Qué envidia tener tanto tiempo para mechas, rímeles varios y viajes por el mundo...
Ella a lo mejor deja que desear en cuanto a calidad literaria, pero si en algo destaca, y es un fenómeno admirablemente extraño, es en autopromoción. Marcará un hito, y si no, al tiempo. Lo veremos.
No me extrañaría, en breve, ver réplicas de plástico con sus elegantes modelitos, a modo de Poetry Princess, en un merchandising extraordinario, en su próxima presentación de libro, entre cócteles, alfombras rojas y un magnífico photocall.
Dudo sobre qué contestarle a mi amiga, o qué hacer para calmar su enfado, ya que ella no entiende que el papel couché pueda ser, alguna vez, incluso literatura, o al revés.
Le duele que no importe, en el fondo, lo que la "bella" escriba en sus libros (como si los publica en blanco, vaya), y que la inviten a los saraos para dar color a las fotos, entre tantos autores, insignes, sí, pero obesos, feos y bigotudos (vale, no todos, también hay algunos con labios apetitosos, pero no lo diría jamás en este sitio, no sea que me tachen de sexista).
A mi amiga le molesta enormemente que a la "bella" no se la respete ni se la tome en serio...¿de veras?
A mí, "plin", mientras la "bella" disfrute sus momentos de gloria, y deje sitio a las demás en el photocall, por si acaso.
Yo ya no me extraño, ni me enfado, por absolutamente nada.

.................................................................

Llevé a mis alumnos de 4º de ESO a la Fundación Alberti, en El Puerto de Santa María.
Después de casi tres cuartos de hora de maravillosas explicaciones, y un exhaustivo paseo por la vida del poeta marinero y genial pintor, una de las alumnas más pizpiretas exclamó:
-"¡Qué aburrío debía estar er gachó, para pintar y escribir tantas pamplinas!".
 
En fin.



No hay comentarios: