Páginas vistas en total

19 de abril de 2016

En línea

Estoy aprendiendo a vivir sin pensarte.
Pero tus raíces son profundas en mis conexiones neuronales. Los átomos de mi existencia, colisionan, una y otra vez, con tu nombre.
Si me siento recaer, cuento hasta cien. Respiro. Vuelvo a contar. Procuro alejarme del mar, del sol.
Y he logrado grandes progresos.
Ahora, no estoy pensando en ti.

..................................................

La misma de las fotografías, la que sonríe a la cámara, como queriendo convencer a alguien de que sí, que soy yo, la que tiempo después, observará con extrañeza la sonrisa inerte, previa a las cenizas.


...................................................


Las crueles maravillas del futuro, en el presente. Mi cuerpo en modo silencio, ya no vibra.
Cuántas opciones para el abandono. Y envío otro mensaje embotellado al océano, con un suspiro, una exhalación última, de lo que antes era carne, y labios.
Mensajes en botellas, varados en pantallas táctiles.
Sigues "en línea", y sueño que te oigo respirar. Última conexión: hora infinita.